24 septiembre, 2019

Patético – Tonto – Horrible – Vergonzoso – Estúpido

Todo esto nos decimos a veces a nosotros mismos, de nuestros actos, pensamientos, furcios, palabras. A cada uno de esos juicios, le sigue o antecede un diálogo mental en el que ocupamos muchísimo tiempo y energía. Escudriñamos motivos, comparamos, asignamos culpas, suponemos, sacamos conclusiones erróneas, viajamos en el tiempo hacia adelante o hacia atrás… y todo todo en un ruido, que pocas veces genera algo novedoso o superador. Me gusta usar en las clases un concepto que es el de “Perdón instantáneo”. Simple. Al error – pongamos por caso, olvidar una postura, equivocar de lado, caer o trastabillar – se le responde con un perdón instantáneo y se sigue, no entramos en el lodazal de los porqué, mientras estamos en el fluir de la serie. Inhalo, exhalo y continúo. No dialogamos, ni buscamos hacia atrás, ni nos montamos en un estado de rumiar sobre lo sucedido. Nada de eso importa. Seguir. Seguir. Seguir. Y eso amo del Ashtanga también. Su continuidad, su invitación a no aferrarse ni a las posturas, ni a los errores, ni a los motivos. Buen día. Buena semana de prácticas, pensamientos e intenciones. Perdón Instantáneo. Y para el pensamiento, piedra preciosa, guardar un espacio novedoso, con menos ruido y más posibilidades de un análisis real que genere cambios, quietud y movimiento, conscientes.

Comentarios

Sé la primer persona en comentar.

Responder

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>