El ascenso

27/12/2015 | 0 Comentarios

1280px-Great_Wave_off_Kanagawa2Escuché hace un tiempo un reportaje en radio a uno de los alpinistas que hizo cumbre en el Everest. Contaba, que gran parte de la técnica de ascenso consiste en administrar los tiempos y la energía. Parte de la subida consiste en saber cuando bajar a descansar, que el cuerpo reponga oxígeno, plaquetas, las funciones vitales «se acomoden» y la mente también. Muy en bruto: algo así como que suben 500, bajan 150, suben otros 300, y bajan 200. Incluso a veces bajan más de la altura que consiguieron.

Creo que en la práctica sucede lo mismo.

La serie, la modalidad progresiva del Ashtanga, a veces se confunde con una carrera de asanas transformándose en una especie de juego de la Oca Yogui, avanzando o retrocediendo casilleros… Y nos escuchamos en cosas como «completé la primera», «resolví el backbending», «tuve que volver a las seis fundamentales», «me sacaron Kurmasana», «llegué a la segunda».

Amo está práctica, su autonomía, su aprendizaje de la responsabilidad y libertad, su orden y su caos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.